REBAÑO

cabra

El rebaño flaquea;

no hay prado

que en su grandeza

recuerde proeza

por el que el cebo escasea.

No ensucia la brea

más que el sentido

si se aplica por error

donde anida el sopor

en casco que no se emplea.

La diosa olisquea;

busca lo que no tiene;

ve burbujas

que explotan entre agujas:

allí sólo música se apea.

Bella o fea

pero no hay culpa.

Decides qué harás

y no hay vuelta atrás;

ya no hay dios, para una atea.

Eras sol que no extraño.

Ahora eres carne,

infame traidora

de tu propio rebaño.

 

Extracto del poemario “Swimming Pool Summer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s