¡Feliz Día del Libro! ¡He sido nominado a un premio bloguero!

 

http://lavidaenpoesia.wordpress.com/2014/04/23/muchisimas-gracias-y-enhoramuybuenas-the-versatile-blogger-award-y-the-cracking-chrispmouse-bloggywog-award/

 

Lo que empezó como un experimento se está convirtiendo en un importante compromiso con mis seguidores.  En apenas dos meses de existencia he visto como día tras día ha ido en aumento el número de personas que se han interesado en el blog, así como su homónimo perfil en Facebook. Me complace enormemente observar como he conseguido llegar a una gran cantidad de pantallas tanto en España como allende los océanos.

Como se puede ver o, mejor dicho, leer, en mi blog trato de hacer una crítica global de la más reciente literatura. En primer lugar se puede observar que nunca menciono autores u obras en concreto. No creo que tenga yo el derecho de tumbar el valor del trabajo de nadie o influir en las costumbres de consumo de los lectores que me siguen. Mi objetivo es proponer argumentos para pensar, para configurar un nivel de exigencia propio de cada uno, como lector y como escritor.

Todo eso nace descubriendo la maravillosa opción ,que existe en la red, de la autoedición. Ahora, con las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance, podemos hacer llegar nuestros textos a cualquier rincón del planeta. Pero no todo vale. Por eso propongo posibles formas de formarse un criterio que , como mínimo, nos permita seleccionar y decidir qué obras son las que, al menos, podrían conseguir hacernos sentir (en el más amplio significado que la palabra “sentir” pueda tener…). Y lo mismo nos sirve a los escritores que producimos literatura y queremos transmitir.

Esta nominación por parte de Hélène, http://lavidaenpoesia.wordpress.com/, me sugiere que voy por buen camino. Saber que cada uno de Vosotros está allí y me lee, me anima a reforzar el compromiso que adquirí conmigo mismo y, sobre todo, con todos los que habéis descubierto que existo. ¡Gracias!

 

Se me pide que cuente siete cosas sobre mí:

1-  Soy varón (me encanta haber sido interpelado como una mujer en más de una ocasión. Eso, para mí, añade valor a lo que hago).

2- Tengo una edad que más vale que me deje de tonterías de una vez por todas.

3- Vivo en España desde hace más de 30 años

4- Escribo desde siempre, pero solo ahora deseo  convertirme en escritor.

5- Ahora, y solo ahora, me he propuesto hacer caso al mejor consejo que me dio mi madre a lo largo de mi vida: “¡Escribe!”.

6- Mi único deseo es entretener. Proponerme cualquier otro objetivo rozaría la soberbia.

7- Me he propuesto no escupir a la buena suerte que estoy teniendo.

 

Estimada Hélène, tú preguntas: “¿Es grave, doctor?”. El mío hace rato que se ha ido.

¡Feliz Día del Libro a todos!

 

15 nominaciones:

http://lavidaenpoesia.wordpress.com/

http://saliary.wordpress.com/

http://mercedespinto.wordpress.com/

http://anmaralcala.wordpress.com/

http://elbudacurioso.wordpress.com/

http://minoskavudenar.wordpress.com/

http://a52letrasenproyecto.wordpress.com/

http://poesiaparavivir.wordpress.com/

http://sopapo.wordpress.com/

http://cuentosdeayeresperdidos.wordpress.com/

http://deslizia.wordpress.com/

http://archiduquesa.wordpress.com/

http://lunadunia.wordpress.com/

http://javierpellicerescritor.com/

http://popfilaxis.wordpress.com/

Anuncios

¡HASTA LA VISTA, DON GABRIEL!

Imagen

Soy un lector inquieto y con mal carácter. Cuanto más se me aconseja una lectura, más tiempo dejo pasar hasta recordar la sugerencia. Eso no significa que luego haga caso y lea algo. Con Don Gabriel me pasó lo mismo. Además me dormí viendo las versiones cinematográficas de sus obras más conocidas. Éstas no las conozco y no sé si las leeré nunca. Sin embargo me topé con un par de obras suyas. Solo leí esas dos novelas cortas cuya forma de ser narradas aún siguen siendo para mí clases magistrales del uso del idioma. Con esta literatura de Don Gabriel descubrí que sí se puede encontrar formas de contar historias creando literatura, y no solo elaborando textos que no van más allá de ser simples crónicas. La prosa de Don Gabriel hace que en ella encontremos más poesía de la que podamos encontrar en textos que nos hacen creer que son poemas. Con poesía ha sabido componer prosa. Ha demostrado que se pueden narrar historias con la poesía que se merece la prosa. Parece, en muchas ocasiones, que algunos poetas nos quieren hacer creer que hay historias que solo pueden ser contenidas en un poema. Don Gabriel demuestra, sin embargo, que no puede haber prosa que no contenga la suficiente poesía para que una historia cobre un valor suficiente para ser literatura. No sé si fue destino o casualidad, pero toparse con la literatura de Don Gabriel hace que se corra el peligro de tener una incontrolable necesidad de escribir. Por todo esto, Don Gabriel, ¡muchas gracias!

 

¿IDIOMA O DIALECTO? No hay debate que valga. ¡Pasen y vean el asombroso mundo de la ignorancia!

Imagen

Navegando, navegando, descubro la existencia de una especie de campaña promovida en un blog a favor de autores noveles, con el auspicio de una editorial (no diré ni el nombre del blog ni de la editorial, porque creo que todo el mundo hace las cosas con ilusión, aunque no siempre de forma acertada. Hablo del pecado, pero no del pecador). A parte del extraño sistema de organización de la campaña (pero aquí no me meto; yo no supe entenderlo: serán cosas mías…), lo que me entristeció fue descubrir que, configurando unos bloques de clasificación según el idioma empleado en los textos de los autores participantes, crearon un bloque cuyo destino era el de textos escritos en catalán, valenciano, gallego, vasco u otros, según ellos, “dialectos hispanos” (yo diría “ibéricos”, por lo de que se usan en territorios existentes, geográficamente, en la península “ibérica”). Por todo esto, aquí reproduzco mi comentario en su blog que, supongo, será moderado negativamente y no lo publicarán. Yo lo publico aquí. Pasen y vean el asombroso mundo de la ignorancia:

 

He echado un vistazo a vuestra campaña de autores noveles y, ante todo, siento decir no haberme enterado de nada. Eso, probablemente, es debido a mi cabeza dura que seguramente no funciona tan bien para entender según que cosas. No he sabido encontrar un pxxo enlace para leer algo. Pero lo que realmente me ha escandalizado es por la clasificación como “dialectos hispanos” (¿dialectos de qué idioma? Porque del castellano no, desde luego…) que hacéis del catalán, gallego, vasco…A ver: a menos que fuméis algo muy tóxico y os guste, recomiendo cambiéis de camello y consultéis a cualquier filólogo que os dé la gana que os dirá que no son dialectos, sino idiomas , tan idiomas como el castellano, el francés, el retorrománico (¡Ah, dios mío! ¿Y qué idioma es éste, dónde se habla?), etc… Investiguen (en google está toda la información) y descubrirán el fascinante mundo de las diferencias entre idioma y dialecto. Desde luego, ¡cuánta “pupita” hace la ignorancia rancia…!

 

¡Pa’ mear y no echar gota…!

 

ESCRIBIR (IV)

En otras artes podemos encontrar formas de creación, fuentes de inspiración y recursos interesantes, de los cuales poder extraer elementos útiles para forjar nuestra propia personalidad literaria.

Uno de los elementos de un gran poder seductor es la actitud, y lo extraeremos de un arte que hace (o debería hacer…) un uso de éste de una manera que lo convierte prácticamente en imprescindible: la música. Naturalmente el compromiso de la actitud en la música es casi como un pacto con el propio diablo: carece totalmente de caducidad. Además puede permitir alcanzar un éxito universal, llegando a una inmensa mayoría de seguidores, o reducir drásticamente el número de seguidores, aunque éstos se conviertan en irreductibles y totalmente fieles consumidores de la obra de un autor. Este resultado es impredecible, no se puede prever. El márketing puede conseguir un aumento de las ventas y difusión de un producto, con el consecuente aumento de seguidores. Al final, sin embargo, muchos de ellos se pierden por camino como víctimas de una selección natural. Gustar siempre a todo el mundo es imposible, pero trabajar para querer transmitir a todo el mundo  tiene que ser el objetivo primordial de cualquier creador, independientemente de su estilo, género, tendencias, etc…

Imagen

La actitud, como decía, es un elemento creativo fundamental que encontramos en el arte de la música. Cualquier creación musical está sujeta a la actitud , la que deben tener compositores, pasando por intérpretes (o intérpretes de sus propias creaciones), y demás personajes que suelen ser imprescindibles para hacernos llegar este tipo de producto (productores, técnicos de sonido, etc…). La actitud determina todo un universo en el que se revela cualquier fenómeno creativo de un autor, dejando siempre la puerta abierta, y al cual estamos eternamente invitados a entrar y disfrutar de lo que allí queramos encontrar.

La importancia de la actitud radica básicamente en el compromiso que adquiere un autor consigo mismo, en la fidelidad que tendrá que mantener con su más profunda esencia artística y, por lo tanto, personal. Así es y así hay que entenderlo. Ningún autor se puede crear un personaje creativo, paralelo a su “yo”, y pretender aguantar el resto de su vida artística. En cualquier momento flojearía y caería en el fracaso. Sus seguidores detectarían detalles y minúsculas partículas de falta de honestidad en su obra que acabarían generando dudas y preguntas de difícil respuesta llevando a restar el valor de ésa misma obra, hundiéndola en el olvido.

La actitud, y el compromiso que supone de manera implícita, no tiene que impedir que un autor evolucione. La evolución es inevitable por la edad, el cambio de los tiempos, los acontecimientos sociales, las experiencia personales… Pero la esencia profunda no cambia nunca, y tampoco la actitud que se alimenta de ella.

Los lectores son parte del propio escritor. Y el escritor se convierte en parte de los propios lectores. Podemos crear personajes fantásticos, mundos y universos imposibles, situaciones surrealistas,…todo ello se convierte en una realidad efímera, pero tan real como la vida misma de cada uno, aunque dure el tiempo que el lector gasta en sumergirse en la lectura, entre la apertura y el cierre de un libro.

La actitud es parte fundamental de cualquier escritor. Cada palabra escrita es parte de nuestra más pura esencia. El compromiso con nuestra vida literaria radica en la honestidad de mantenernos siempre fiel al compromiso adquirido con nosotros mismos y nuestros lectores. Las preguntas ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, cobran una importancia superior a cualquier circunstancia  a la que hubiésemos tenido que hacer frente a lo largo de nuestra vida literaria.

 

Tenemos una cita con nosotros mismos: tenemos que forjar nuestra actitud. Y esto es solo el comienzo de una increíble aventura…

 

ESCRIBIR (III)

Imagen

Recordando el Día Mundial de la Poesía, me dispongo a seguir escribiendo.

Veo que cada vez más aumenta la ausencia de poesía en la propia prosa que tanto terreno le tiene ganado. He leído muchos libros recientes que, sin quitarle el mérito de tener una buena historia (¡al menos esto!) carecen totalmente de poesía, por no hablar de la pobre prosa que hace su lectura espesa y fría, convirtiéndola en un puro trámite para seguir su trama. Una buena historia no siempre compensa una prosa insípida. Un buena prosa ha elevado a los altares historias gruesas e interminables tramas, otorgando el mérito de algún que otro nobel a sus autores (seguro que ya han pensado en algunos nombres…). Entiendo la poesía como uno (no el único, desde luego…) de los recursos narrativos más versátiles, flexibles y ricos en multitud de posibles usos, para una más completa y agradecida creación literaria.
En la buena prosa, la de obras que han pasado a la historia, está presente la buena poesía, en las cantidades justas, pero arrancando sensaciones, impresiones y emociones que llegan a los lectores como si estuviéramos allí mismo, entre sus personajes y mientras transcurre la acción.
Por muy buena que sea la historia, hay obras en las que no tenemos otra opción que ser simple observadores; no olemos los cambios de estación, no sentimos el calor ni el frío de los momentos relatados, no nos emociona el dolor o la alegría de un suceso inesperado… Pero, eso sí: nos queda como mínimo la voluntad de saber como acaba todo, si la historia, al menos, es buena y se aguanta.
Leí una entrevista al autor de uno de los best sellers españoles más sonados de los últimos años. En ella confiesa: ” …yo nunca fui escritor..”. Su obra – una historia construida con trozos de realidades históricas, pero configurando una trama que hace posible desear saber su desenlace – carece totalmente de esa dosis justa de poesía que convierte cualquier escrito en literatura. Y eso es un mal que se expande y es altamente contagioso. Los escritores acaban siendo únicamente cronistas de los frutos de su imaginación, como si de realidades de dimensiones paralelas se tratasen. La literatura no es periodismo, si no se llamaría igual con la misma palabra.

ESCRIBIR

Con ordenadores e impresoras laser, la tecnología vence a la imaginación la batalla cuya mayor víctima es el libro, y todo lo que contiene.

Con ordenadores e impresoras laser, la tecnología vence a la imaginación en la batalla cuya mayor víctima es el libro, y todo lo que contiene.

Cuando un escritor (lo somos todos desde el momento que cogemos un bolígrafo y escribimos la lista de la compra) busca ideas, siempre corremos el peligro de caer en una de esas dos trampas: una buena idea, sin saber de qué manera desarrollarla, o una mala idea, camuflada detrás de una invisible – pero espesa – cortina de poesía o recursos narrativos atrevidos, pero incomprensibles para el lector (sí, lector, a secas, sin ningún calificativo. Si tenemos la suerte de tener nuestro libro expuesto en una librería o biblioteca, al alcance de todo el mundo, el lector puede ser cualquiera, de cualquier condición social, edad, etnia, inteligencia o sabiduría).

No hay como leer cualquier libro, fuera el que fuese, durante años, o unos cuantos durante un par de meses, para darse cuenta de lo que acabo de decir (o escribir, según se vea, que para el caso es lo mismo!).